Tema de la semana: Presencia d…

Tema de la semana: Presencia de marca, reflexión y cierre de…

EthicalBrands.com cierra el ciclo y reflexiona sobre la presencia de marca durante navidad y el 2015,… Read More
lucysolorzano 2 años ago
 
2015: Año gris para las marcas…

2015: Año gris para las marcas guatemaltecas

Elizabeth Rojas critica las estrategias conservadoras de muchas marcas e incita a la interacción con el con… Read More
lucysolorzano 2 años ago
 
Cara a Cara: Presencia de marc…

Cara a Cara: Presencia de marca, reflexión y cierre de ciclo

Zully de la Roca y Luis Fernando Alejos reflexionan sobre la presencia de las marcas y la relación que tenem… Read More
lucysolorzano 2 años ago
 
Inicio » Noticias » El narco junto al pupitre
escuela Caritino Maldonado Iguala
FACHADA de la escuela Caritino Maldonado, cuyo director fue secuestrado. FOTO: ANÍBAL SANTIAGO

El narco junto al pupitre

13/12/2015

Vía Newsweek:

Iguala, la ciudad de la desaparición de los 43 estudiantes normalistas y las más de sesenta fosas clandestinas, vive otro drama: sus escuelas primarias. Algunos niños se habitúan a crecer entre cadáveres y levantados. Otros amenazan de muerte a sus profesores y les dicen que de adultos serán sicarios. Unos más son víctimas directas del crimen, que incluso les ha quitado la vida. Directores, maestros y alumnos, ante el doloroso reto de la educación bajo metralla.

IGUALA, Guerrero.— “Agárrate fuerte, este tramo hay que pasarlo en friega”. Humberto, maestro de primaria y mi guía en Iguala, me da la orden y gira resuelto el acelerador de su moto, empuña con sus manos el manubrio hasta poner sus nudillos como municiones y, entonces sí, los objetos y sucesos de nuestro entorno son una secuencia vertiginosa: chozas abandonadas, perros flacos olisqueando matorrales polvorientos, tendejones oscuros, parcelas con retorcidos alambres de púas, niños en calzones jugando entre basura, piedras y tierra.

escuela Caritino Maldonado Iguala
FACHADA de la escuela Caritino Maldonado, cuyo director fue secuestrado. FOTO: ANÍBAL SANTIAGO

No se ven adultos en estas calles que huelen a miedo porque de ellas sólo se hablan desgracias. Todo está quieto, silencioso y caliente: al sol de noviembre que impacta el follaje del estado de Guerrero no le hace nada la brisa agonizante que baja de los cerros que se alzan al lado nuestro. “Llegamos”, me dice al sacarse el casco el joven profesor sudoroso y con el pelo apelmazado. Sus ojos eluden los rayos del mediodía y van a un cartel con el logo de Pepsi y la leyenda “Escuela Primaria Rural Col. Jardín Pueblo Viejo”. Los pigmentos, mezcla de humedad y olvido, hacen ilegible el nombre de la institución: Benito Juárez.

Entonces vuelvo la mirada a esta sierra baja, límite poniente de Iguala, la ciudad de la que México y el mundo enumeran pesares en una letanía que se ha vuelto eterna. Si en este instante nos eleváramos sobre la cima de esta profusión redonda llamada Cerro Viejo, veríamos cazahuates, guajes, amates, cascalotes, higuerillas. Extensión generosa de vida vegetal con savia abundante, pero que entre sus escondrijos, brechas adelante, es una mortaja verde: fosas, fosas y más fosas clandestinas repletas de cadáveres. Por ahí, en el terreno virgen, caminan mujeres y hombres que buscan a su desaparecido junto a los peritos de la PGR que en sus abombados trajes blancos hurgan entre senderos las señales de una masacre más.

Pero mi vista retorna a su objetivo: la escuela de Pueblo Viejo, la más próxima vecina a esos huecos con muertos que no paran de surgir desde que los 43 estudiantes de Ayotzinapa fueron desaparecidos hace quince meses en esta ciudad. El director de la primaria, Héctor Carreto, hombre de más de sesenta años y paso lerdo, oye atento que la entrevista que le pido será parte de un reportaje para entender cómo es para los niños de Iguala educarse en un entorno de cadáveres, tiroteos, trasiego de goma de opio que será heroína, baleados, secuestradores y los cárteles Rojos y Guerreros Unidos que se despedazan. “Nuestros niños todo el tiempo experimentan eso. Para quienes viven aquí en Las Parotas, abajo del Cerro Che Guevara o Jardines Campestre, los muertos son rutina. Los niños se cuentan esas historias, me las cuentan a mí: maestro, ¿vio el muerto de por allá?”.

Lee el artículo completo

Le podría interesar

Gustavo Alejos Cámbara exsecretario presidencial tribunales Guatemala

Jueza reanuda audiencia contra exsecretario presidencial

29/12/2015 Agencia EFE/Guatemala, Soy502 La jueza Silvia de León reanudará este martes la audiencia de …

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: