Tema de la semana: Presencia d…

Tema de la semana: Presencia de marca, reflexión y cierre de…

EthicalBrands.com cierra el ciclo y reflexiona sobre la presencia de marca durante navidad y el 2015,… Read More
lucysolorzano 2 años ago
 
2015: Año gris para las marcas…

2015: Año gris para las marcas guatemaltecas

Elizabeth Rojas critica las estrategias conservadoras de muchas marcas e incita a la interacción con el con… Read More
lucysolorzano 2 años ago
 
Cara a Cara: Presencia de marc…

Cara a Cara: Presencia de marca, reflexión y cierre de ciclo

Zully de la Roca y Luis Fernando Alejos reflexionan sobre la presencia de las marcas y la relación que tenem… Read More
lucysolorzano 2 años ago
 
Inicio » Cara a cara » Entre el afecto y la honestidad de las marcas
cara-a-cara-28

Entre el afecto y la honestidad de las marcas

Debate

Patricia Lucki y Lucrecia Alfaro de Arredondo opinan que en esta era de información la gente se siente más empoderada para demandar más de las marcas que nunca antes.

lucki

Licenciada en Ciencias de la Información por la Universidad Nacional de La Plata, Argentina; y MA en Comunicaciones por la Universidad Hebrea de Jerusalén.

Adicionalmente, ha cursado y obtenido Diplomados y Certificaciones en Logística, Mercadeo, Innovación, Gerencia de consorcios de exportación, Gestión de proyectos, Liderazgo inclusivo, Herramientas de E-learning, etc.

Habla y escribe en 6 idiomas, español, inglés, hebreo, francés, portugués e italiano (en orden de dominio).

Se ha desempeñado en gerencia regionales en corporaciones tales como DHL, UPS, TerraLycos, y es actualmente Consultora en Mercadeo estratégico y alternativo, comunicación pública e institucional, procesos de innovación, con acento en E-marketing y medios digitales.

También es publicista alternativa, gestora en innovación, agente certificado en e-business.

Con más de 18 años de actividad privada, como Directora General de PNL NEGOCIOS SA, PNL, COMUNICACIÓN DIGITAL y PLASTICARDS PNL SA.

Entre el afecto y la honestidad de las marcas 

Por Patricia Lucki

¿En qué difiere nuestra cultura actual hiperconectada de aquella de entre guerras mundiales que dieron pie a la peor catástrofe bélica de la humanidad?

Que aquella frase de Goebbels,  “miente, miente, miente, que finalmente te creerán”, ha muerto.

No significa que no nos mientan o manipulen en el siglo XXI,  significa que es mucho más difícil. Mucho más.

Tampoco significa que las masas tengan la razón. Al fin de cuentas estar más informados, es muy distinto a saber más o tener mejor criterio.

Nuestro conocimiento y criterio siempre estarán filtrados por nuestra educación, contexto y prejuicios.

El mundo de la publicidad y las relaciones públicas ha cambiado. Lo quieran o no, las agencias, los anunciantes, los community managers.

Parafraseando a Seth Godin, las tribus virtuales se mueven alrededor de los temas que les interesan y quien quiera liderarlos debe entender que su rol es de facilitador.

Por otra parte, hoy no puedes ni mentir ni esconderte de tu público. Mucho menos defraudarlo.

Solo demos una pequeña mirada al caso Volkswagen.

El haber engañado a las autoridades fue un fraude. Que su saliente presidente leyera un discurso de disculpas, obviamente redactado por un tercero, con cara impertérrita y sin falla, fue alta traición.

La estampida de ventas de acciones por el engaño se multiplicó por la falta de franqueza.

No solo metió las patas. No se muestra mínimamente conmovido.

Y las redes, los sitios de finanzas, los portales de psicología, de marketing. Todos estallaron en comentarios y críticas.

Claro, que si comparamos esto a la reacción en Guatemala, la reacción fue tibia. Nuestra preocupación tiene que ver con el Cambray, la Cicig, La Línea y los muertos diarios de cada día.

Nuestra sensibilidad al medioambiente, aunque nos mate, no es mayor, ni el descaro empresarial. A menos que la cerveza se venda más barata en México.

Pero aún eso está cambiando y la evolución ya la vimos en la política. Asomando y consolidándose.

Eso me da a creer que en muy poco tiempo nos vamos a cansar de que nos den atol con el dedo, envueltos en cancioncitas pegajosas o  concursos de cuponcitos.

Pero lo que nos trae el remarketing, el behavioral o el hipertargeting tampoco es algo sencillo de analizar desde el punto de vista ético. Se nos meten en la cocina. Pero del subconsciente.

Lucrecia de Arredondo - Circle

Licenciada en periodismo por la Universidad Panamericana, ha trabajado en varios talleres de comunicación a nivel universitario y con profesionales de los medios. Se desempeña como consultora en comunicación y relaciones públicas, trabajando actualmente para la empresa Belcorp.

Su experiencia laboral la ha llevado a trabajar con el Ministerio de Salud y la OPS en talleres de educación, con Motorola Solutions en el mapeo de mercados para la radiocomunicación, en la Fundación Latinoamericana AVINA como consultora en comunicación, en el Gabinete de Desarrollo Rural Integral elaborando un mapeo para la implementación de la Política de Desarrollo Rural Integral, en Telediario, Siglo 21 y Radio Sonora como reportera de los segmentos de Salud y Vida, Ciencia y Tecnología, Cultura, Económicas, Farándula, entre otros.

Marcas: construyendo afecto en la autenticidad 

Por Lucrecia Alfaro de Arredondo

¿Qué es ser auténtico?  ¿Cómo podemos ser auténticos en un mundo con infinitas opciones?

Mi estimado lector, tome la palma de la mano y observe sus dedos; en ellos podrá encontrar las huellas digitales, y en este mundo 7000 millones de seres humanos, cada uno posee huellas diferentes. Eso es autenticidad.

Pero si nos adentramos en el mercado, ¿cuál será el secreto para crear marcas auténticas y que nuestro producto sea como una huella digital, que marque la diferencia dentro de todas las opciones del mercado?

¿Será posible que lo auténtico sea lo más comercial y vendido en el mundo?

De acuerdo a un artículo de la revista Forbes en 2014, los productos de mayor venta en el mundo son: Coca-Cola, con una venta anual de 1,8 billones, seguido por las papalinas Lays (sólo en Estados Unidos se registraron 633 millones de bolsas vendidas al año). También en el listado está el iPad, iPhone, PlayStation, Toyota Corolla, el juego de los Angry Birds, el álbum de Thriller (Michael Jackson), los libros de Harry Potter y el cubo de Rubik.

Forbes también posee un listado de las compañías con mayor valor en el mundo (en las que compiten 200 marcas globales) y los primeros 5 escalones los tienen: Apple, Microsoft, Coca-Cola, IBM y Google).

Ya que se tiene un panorama más amplio de la riqueza comercial y de las marcas, es momento de pensar en las cualidades que han hecho que cada marca sea auténtica y en las características que ofrece la competencia de estas marcas. ¿Cómo logran la vinculación con el consumidor? ¿Cómo han logrado que X marca esté siempre en casa o en la vida de los compradores?

Por ejemplo, los amantes de PlayStation, encuentran novedades en cada juego, en cada versión, en cada nueva consola. La marca ha creado seguidores leales y fieles; gamers listos a las nuevas opciones desarrolladas, pero conservan ciertas características que los hace constantes, por ejemplo: muchos hablan de la definición de gráficas y el diseño de la consola que es para jugadores expertos.

La búsqueda constante de autenticidad es un impulsor para el desarrollo de competencia, lo que obliga a las  marcas a guardar y proteger sus diseños, sus fórmulas y metodologías; ya que el robo de información está a la orden del día. En los últimos años, incluso grandes marcas se han visto envueltas en casos de robo de diseños o copia de productos.

Si se habla de algo local, por ejemplo, un negocio más artesanal como el de dulces típicos, viene a mi mente la marca Las Delicias. Son una confitería nacional: dulces de leche, colochos de guayaba, cocadas, botellitas de azúcar, etc. ¿Qué los hace auténticos? La sazón de los dulces, el empaque, las diversas presentaciones que permiten crear canastillas de regalo para enviar al extranjero. Son dulces como los que venden en la banqueta pero con el valor agregado, que los convierten en algo auténtico.

Si nuestra misión es crear un producto auténtico, démosle el valor agregado. Recordemos que si los seres humanos somos únicos dentro de los miles de millones, tenemos el poder de crear la diferencia.

Hay mil formas de hacer limonada, y el listado de productos del mundo aún espera por el nuestro.

Le podría interesar

cara-a-cara-34

La política del amplificador

Lourdes López y Alejandro Marré hablan sobre las marcas entre el bien de la marca y …

Deja un comentario