Tema de la semana: Presencia d…

Tema de la semana: Presencia de marca, reflexión y cierre de…

EthicalBrands.com cierra el ciclo y reflexiona sobre la presencia de marca durante navidad y el 2015,… Read More
lucysolorzano 2 años ago
 
2015: Año gris para las marcas…

2015: Año gris para las marcas guatemaltecas

Elizabeth Rojas critica las estrategias conservadoras de muchas marcas e incita a la interacción con el con… Read More
lucysolorzano 2 años ago
 
Cara a Cara: Presencia de marc…

Cara a Cara: Presencia de marca, reflexión y cierre de ciclo

Zully de la Roca y Luis Fernando Alejos reflexionan sobre la presencia de las marcas y la relación que tenem… Read More
lucysolorzano 2 años ago
 
Inicio » Cara a cara » La política del amplificador
cara-a-cara-34

La política del amplificador

Debate

Lourdes López y Alejandro Marré hablan sobre las marcas entre el bien de la marca y el bien común.

lopez

Ingeniera Industrial de la Universidad del Valle de Guatemala, MBA de UNIS Business School, Gerente General y Fundadora de The Crafty Spa.

Entre el bien de la marca y el bien común 

Por Lourdes López

Para iniciar este artículo es necesario ampliar el término bien común, el bien común no es la suma de bienes individuales de la misma especie. El bien común abarca el conjunto de aquellas condiciones de la vida social, con las cuales los hombres, las familias y las asociaciones pueden lograr con mayor plenitud y facilidad su propia perfección (Juan XXII: Pacem in terris).

La importancia de la sostenibilidad en la economía a mi parecer se relaciona con la teoría del bien común, las empresas ya no deben centrarse únicamente en lograr el éxito empresarial a través de la creación de bienes o productos que podamos consumir, sin importar el costo al entorno natural y económico que este suponga. Las empresas sostenibles buscan no centrarse únicamente en conseguir el bien individual sino en adoptar una visión que permita que sus operaciones también estén orientadas a promover el bien común.

Esto no supone una historia de cuento de hadas y tampoco es algo imposible. La implementación de estas acciones no son un gasto para mejorar imagen, estas acciones nos permiten volvernos más competitivos, por ejemplo:

  • Mejorar nuestros procesos de producción para generar menos desperdicios y utilizar métodos que nos permitan dejar de depender de energía no renovable. (Menos costos de producción)
  • Crear programas de capacitación que permitan desarrollar habilidades en nuestros colaboradores que los hagan crecer y encontrar satisfacción personal. (Menor rotación de personal)
  • Creación de programas educativos que permita desarrollar talento joven en la comunidad en la que se desenvuelva la empresa. (Acceso a talento joven)
  • Pago de salarios justos que permitan a los colaboradores dar una calidad de vida digna a su familia. (Menor rotación de personal y mayor atracción de talento)

Este tipo de acciones puede ser implementado por cualquier tipo de la empresa ya sea una PYME o una gran empresa, cada una dentro de sus posibilidades podrá ir desarrollándolas a su propia escala.

Recordemos que al final de cuentas, el éxito de una empresa no se mide únicamente por la utilidad que brindó a sus accionistas, el verdadero éxito se encuentra en la generación de valor tanto para sus accionistas como para sus colaboradores, clientes y entorno que le rodea.

marre

Director Creativo de www.workandfeeling.com 

Obra poética: alejomarre.blogspot.com 
Obra plástica: artemarre.blogspot.com
Foto: Carlos Bernardo Euler Coy

La política del amplificador: Entre el bien de las marcas y el bien común

PorAlejandro Marré 

La industria publicitaria es una de las áreas que más desarrollo presenta en aspectos de innovación.  Desde la evolución de los medios tradicionales hasta la implementación de recursos tecnológicos para la gestión de dinámicas alternas e interactivas, los publicistas apuestan siempre por el asombro y por captar la atención del público. 

Sin embargo en la actualidad, a pesar de la vasta gama de opciones para promover las marcas, aun es común el uso de herramientas obsoletas.  ¿Ha escuchado alguna vez en su barrio o colonia cuando se promocionan productos valiéndose de música y locuciones estridentes?  ¿Le han despertado alguna vez de esta manera en fines de semana de descanso? ¿Cómo se ha sentido en relación a la marca que le despierta un domingo a las 7 de la mañana con algún fondo musical tropical?

Hay una delgada línea entre lo permisivo y aquello que irrumpe un contexto, sea este público o privado.  Un tema delicado si se considera que una de las funciones de la publicidad es la de generar una buena imagen para las marcas, y en casos como el presente, puede suceder todo lo contrario.

Ocurre lo mismo en centros comerciales y espacios públicos, en donde se acostumbra poner música a todo volumen, pensando que es una buena herramienta para atraer a las personas.  El hecho de que se logre captar la atención del consumidor de esta manera no significa que se influya en su decisión de compra y mucho menos que se posicione la marca en su mente.

Otro tipo de invasión a la privacidad es la venta telefónica.  El público sufre un verdadero acoso por parte de empresas que le hostigan para consumir sus productos, valiéndose del comercio de información.  ¿Le han ofrecido por teléfono tarjetas de crédito, estadías en hoteles o viajes promocionales?  ¿Le han dicho a usted de dónde sacaron su información o quién les dio permiso de usarla?  

Es entendible que una marca se valga de herramientas y recursos para darse a conocer y para llegar a su mercado objetivo, pero este proceso requiere de un respeto al consumidor, de planteamientos y estrategias adecuadas que permitan obtener resultados positivos y generar empatía verdadera en el público.

¿Cuántos mensajes de texto con contenido publicitario recibe al día en su celular? ¿Le gusta recibirlos?  ¿Es un servicio opcional o es parte de las letras pequeñas del contrato?  Ejemplos como estos suceden en nuestra cotidianidad, amenazando cada vez más nuestro espacio privado y nuestra mente.

¿Habrá alguna legislación en el futuro que vele por el consumidor, protegiéndole del acoso o de la invasión de su contexto? Valdría la pena estudiar las leyes para saber cómo defender el derecho a la tranquilidad, porque definitivamente se requieren aspectos de sentido común en el ejercicio de la promoción, tratando de mantener las buenas relaciones entre el bien de las marcas y el bien común.

Le podría interesar

shopping

Tema de la semana: Marcas entre el bien de la marca y el bien común

EthicalBrands.com introduce la semana con el tema de marcas entre el bien de la marca y el …

Deja un comentario