Tema de la semana: Presencia d…

Tema de la semana: Presencia de marca, reflexión y cierre de…

EthicalBrands.com cierra el ciclo y reflexiona sobre la presencia de marca durante navidad y el 2015,… Read More
lucysolorzano 2 años ago
 
2015: Año gris para las marcas…

2015: Año gris para las marcas guatemaltecas

Elizabeth Rojas critica las estrategias conservadoras de muchas marcas e incita a la interacción con el con… Read More
lucysolorzano 2 años ago
 
Cara a Cara: Presencia de marc…

Cara a Cara: Presencia de marca, reflexión y cierre de ciclo

Zully de la Roca y Luis Fernando Alejos reflexionan sobre la presencia de las marcas y la relación que tenem… Read More
lucysolorzano 2 años ago
 
Inicio » Cara a cara » Lideres políticos como marcas
cara-a-cara-7

Lideres políticos como marcas

Debate

Lucrecia de Arredondo y Michelle Wicmandy hablan de los líderes políticos y la importancia que se les pone como marca de un partido político.

Lucrecia de Arredondo - Circle

Lucrecia de Arredondo - Comunicadora Social

Lucrecia de Arredondo - Comunicadora Social

Licenciada en periodismo por la Universidad Panamericana, ha trabajado en varios talleres de comunicación a nivel universitario y con profesionales de los medios. Se desempeña como consultora en comunicación y relaciones públicas, trabajando actualmente para la empresa Belcorp.

Su experiencia laboral la ha llevado a trabajar con el Ministerio de Salud y la OPS en talleres de educación, con Motorola Solutions en el mapeo de mercados para la radiocomunicación, en la Fundación Latinoamericana AVINA como consultora en comunicación, en el Gabinete de Desarrollo Rural Integral elaborando un mapeo para la implementación de la Política de Desarrollo Rural Integral, en Telediario, Siglo 21 y Radio Sonora como reportera de los segmentos de Salud y Vida, Ciencia y Tecnología, Cultura, Económicas, Farándula, entre otros.

Caudillos y líderes políticos como marcas

Por Lucrecia de Arredondo

Sonrisas, besos a los niños, fotos con el público, discursos en el parque, banderines, aplausos y sobre todo promesas, todas estas tomas giran alrededor de un candidato.

Como en aquellas historias de cuentos de súper héroes, personajes míticos, al estilo de Robin Hood en defensa de los débiles, aparecen cada cierto tiempo caudillos y líderes políticos. ¿Qué los hace diferentes del resto de los ciudadanos? Estas personas son líderes, palabra que describe a aquel que tiene el poder de transmitir y convencer a una masa, logra que lo sigan, admiren y defiendan las ideas que transmite.

Hay líderes positivos que son proactivos y tienen intenciones honorables y hay líderes negativos que se valen del arte de manipular para lograr objetivos egoístas que no ven el bien común, pero ese es tema para otra columna.

Cuando se habla de política se tiene un escenario, un espacio que tiene que ser llenado por un líder, un grupo de personas con los mismos principios ideológicos y una estrategia de marketing político. Es allí donde se inicia la construcción de una marca. ¡Sí!, usted entendió bien, una “marca”, como la de cualquier producto de consumo masivo, sólo que en este caso el producto es el candidato.

En mi perfecto imaginario, antes de fortalecer la imagen del candidato y que este sea la marca se debe trabajar en la construcción de verdaderos partidos políticos, con bases sólidas, ya sea de derecha, izquierda, social o liberal, y que de esta plataforma nazcan los líderes. Pero como bien lo dije: eso es en mi imaginario. En la realidad vemos un ciudadano con habilidades, con carisma y que nace de la oportunidad o coyuntura política y para defender a los sectores vulnerables, allí inicia la construcción de una marca individual y el interés del partido hacia ese hábil orador.

Muchos líderes o caudillos son marcas que trascienden incluso después de su muerte, por ejemplo, Ernesto “Che” Guevara, Nelson Mandela y no está demás decir cuántos millones de dólares producen en productos emblemáticos o visitas de admiradores a sitios históricos que dieron vida a las historias de estos protagonistas; esta es una verdadera marca. El artista o actor vende su talento al público, el líder y político conquista con sus ideas y discurso.

Pero las historias de los personajes mencionados anteriormente no son el factor común. Muchos líderes logran crear una marca momentánea; para la construcción de una marca se debe trabajar en confianza hacia el consumidor, conocer las necesidades del cliente, atenderlas y dar respuesta a sus inquietudes. Así que muchos líderes y caudillos efervescentes solo venden una imagen que se desvanece como espejismo.

wicmandy

Michelle Wicmandy - Docente

Michelle Wicmandy - Docente

Es catedrática de corazón, da clases de marketing en la Universidad de Houston - Downtown, y promueve Collective Changes, un programa online de mentores que instruye a mujeres empresarias en países en vía de desarrollo sobre cómo empezar y construir negocios. Por más de una década, ha sido una redactora freelance y ha publicado más de 20 artículos sobre negocios. Ha escrito artículos sobre estrategias de crecimiento para Houston Business Journal, donde entrevista a empresarios. Desde 2009, ha reportado sobre marketing digital para Website Magazine. Es voluntaria en la Houston Interactive Marketing Association y el Concejo de Responsabilidad Social Corporativa. Es integrante del Consejo de Asuntos Mundiales de Houston, tiene los títulos de MBA y BS por parte de la University of Central Florida. Actualmente cursa un doctorado en Administración de Empresas a través del programa online de University of Liverpool.

Vive en Houston junto a su esposo, dos hijos y sus gatos Clyde y Chloe 

 

Ganar el corazón de los votantes: lazos fuertes personales crean relaciones duraderas

Por Michelle M. Wicmandy

Elegir a un candidato político es similar a seleccionar un producto en el mercado. Ambos requieren de quien toma la decisión juzgar la reputación de la marca, integridad, familiaridad e imagen; la confianza juega un papel crucial. Candidatos políticos obtienen confianza al cumplir con las expectativas del electorado.

Desafortunadamente, la confianza en la política está en declive alrededor del mundo. Los medios de comunicación e Internet han incrementado la transparencia de las actividades de los funcionarios y los sistemas políticos en todos lados. Conocer las acciones (a veces) cuestionables de los políticos ha aumentado el cinismo entre los votantes. Esto ha llevado a los ciudadanos a abstenerse de votar o a cambiar frecuentemente de simpatía por los partidos políticos. La frustración de los electores también va en alza debido a la falta de respuesta y comunicación por parte del Gobierno. Finalmente, la asistencia a las urnas se ha demostrado que disminuye cuando los partidos poderosos ubican a candidatos en puestos sin importar los votos obtenidos.

Entonces, ¿qué cualidades buscan los ciudadanos en los candidatos y cómo estos pueden para ganarse el corazón de los votantes? La honestidad juega el mayor rol para fortalecer las relaciones entre políticos y el electorado. Los ciudadanos prefieren a candidatos que demuestran comportamientos responsables y profesionales. Específicamente, los votantes deciden basándose en:

Reputación de la marca.

Demuestra que el político es honesto, sensible, confiable y creíble. Esto incluye la habilidad de cumplir promesas y de actuar en el mejor interés de ciudadanos, como: aumento de oportunidades laborales, desarrollo económico, programas sociales y más.   

Integridad de la marca.

Evidencia que el candidato actúa de forma moral y justa al hacer lo correcto; rendir cuentas, pensar antes de actuar y tratar al prójimo justa y respetuosamente. Esto incluye compartir información acerca de información sobre ambiciones, la agenda del partido y la forma de resolver problemas. Los votantes confían en candidatos que dicen la verdad, actúan de forma congruente y un sistema de valores sólido.

Familiaridad de la marca.

Precede a la confianza y reduce el riesgo para el candidato. Los electores típicamente perciben como más atractivos a los políticos con una carrera establecida más que a nombres desconocidos.

Imagen de la marca.

Empaqueta las habilidades individuales, personalidad y características únicas para crear una identidad singular que nos separa de candidatos opositores.

Juntas, estas características exhiben la capacidad de confianza de un candidato y su habilidad para ganar votos. Crear una marca personal fuerte requiere tiempo y esfuerzos consistentes. Por lo tanto, los candidatos necesitan transmitir mensajes claros, persuasivos y oportunos que atraigan la confianza del electorado y construyan una relación duradera.

Le podría interesar

cara-a-cara-34

La política del amplificador

Lourdes López y Alejandro Marré hablan sobre las marcas entre el bien de la marca y …

Deja un comentario