Tema de la semana: Presencia d…

Tema de la semana: Presencia de marca, reflexión y cierre de…

EthicalBrands.com cierra el ciclo y reflexiona sobre la presencia de marca durante navidad y el 2015,… Read More
lucysolorzano 2 años ago
 
2015: Año gris para las marcas…

2015: Año gris para las marcas guatemaltecas

Elizabeth Rojas critica las estrategias conservadoras de muchas marcas e incita a la interacción con el con… Read More
lucysolorzano 2 años ago
 
Cara a Cara: Presencia de marc…

Cara a Cara: Presencia de marca, reflexión y cierre de ciclo

Zully de la Roca y Luis Fernando Alejos reflexionan sobre la presencia de las marcas y la relación que tenem… Read More
lucysolorzano 2 años ago
 
Inicio » Expertos » Marcas con piel de cordero que en realidad son lobos
ale-morales

Marcas con piel de cordero que en realidad son lobos

Debate

Alejandra Morales habla sobre marcas con piel de cordero que en realidad son lobos.

ale-morales

Alejandra Morales

Alejandra Morales

Actual oficial de proyectos en la Compañía Desarrolladora Ferroviaria, S.A. Profesional con experiencia en turismo, ecoturismo, ambiente, gestión ambiental, Producción más limpia, desarrollo sostenible, conservación, responsabilidad social empresarial, entre otras ramas.

 

Marcas con piel de cordero que son lobos

Mucho se ha escrito sobre lo que buscadores cómo Google y redes sociales como Facebook recopilan información de los usuarios y la utilizan. Hay leyendas urbanas sobre que pueden tener acceso a la cámara de tu dispositivo y ver qué estás haciendo; sin embargo, eso es difícil de comprobar. Los usuarios de estos servicios reciben gratis la posibilidad de unirse a estas redes cada vez más propagadas. 

Veamos Facebook, o como le dice mi hijo el “caradelibro”, es una red social de 350 millones de usuarios,  muy popular, y es gratis (y siempre lo será, como dice en su portada).  Esta plataforma permite crear un perfil, subir fotografías, compartir links de temas de interés, subir videos, mandar mensajes y mantenerse en contacto, con amigos, conocidos y colegas.

Al hacer una búsqueda, lo primero que sale en la portada es la invitación a registrarse e indica que es gratis y que siempre lo será.  ¿Dónde está el truco? Para registrarse uno debe ingresar su nombre y apellido, una dirección de correo electrónico o número de celular, una contraseña, la fecha de nacimiento.

Al Ingresar esos datos a la plataforma de Facebook, sin querer estamos dando información geográfica y demográfica, la cual permite, al hacer nosotros búsquedas o bien hacer click en el botón de “me gusta” a páginas, al subir fotos y videos compartir la ubicación y la fecha en que fue tomada, tanto de la información que publico yo como la que publica mi red.  Al ingresar un contacto nuevo al celular, si tengo la configuración activada,  o si importo mis datos de contacto automáticamente me sugiere personas para hacer amigos.  Al compartir mi ubicación, la plataforma identifica usuarios de Facebook cercanos y en la sección de noticias me comparte temas de los usuarios cercanos.  Si eres una persona bastante social y no te importa compartir tu vida a conocidos o extraños está bien, cada quien decide cómo maneja su imagen y qué comparte. Esto ha sido objeto de complicaciones, sobre todo para figuras públicas y en Guatemala a políticos que se han visto comprometidos al publicar viajes o actividades que han realizado con fondos públicos, o como los hijos de la ex – Vicepresidenta, objeto de “trolleo” por medio de los “memes” que son fotografías con burlas de personajes. Recordemos el caso de este candidato que estaba propuesto para diputado del partido político ganador que fue removido al publicar fotografías en ropa interior en su muro.  Se habrían ahorrado problemas al desactivar su configuración de seguridad y privacidad.

Con los objetos publicados estamos dando información a los buscadores sobre qué nos gusta, qué cosas son populares y se vuelven virales, nuestra ubicación y –para el colmo– hasta fotos de nosotros, nuestra familia y hasta el perro es conocido. 

Facebook, al igual que otros buscadores y redes sociales utilizan las  famosas “cookies”, que no son más que  archivos temporales guardados en los dispositivos (computadora, celular, iPad) que se quedan grabados en la computadora.  ¿Qué información contienen las cookies?  Estos pequeños archivos son bloques de códigos que contienen mucha información personal.  Por medio de la cookie se puede saber qué computadora tengo, cuánta carga de batería me resta en la computadora, cuándo inicie la sesión o qué mensajes se compartieron.

En las políticas de Facebook explican que se obtiene toda la información del usuario para brindarle una mejor experiencia.  Sin embargo, hay muchos usuarios que no leen la letra pequeña de la Política de Datos.  Ellos recopilan la información sobre lo que proporciono como usuario y mi red, la información sobre ubicación, y más importante aún toda esa información que yo alimento es usada por terceros para dar un “mejor servicio” y poder proporcionarme publicidad e información adecuada a lo que necesito.  La “cookie” permite  poder identificarme.  Si han hecho una compra en Amazon, podrán notar que las futuras compras el sitio les recomienda objetos parecidos o lo que otros usuarios buscaron o compraron para mejorar la compra.  Esto también le sirve a Amazon para el pago de comisiones, de acuerdo a quien hizo la “venta virtual”.

Todo eso está bien, sin embargo, creo que muchas personas proporcionan información sin conocimiento de causa.  Al hacer esta investigación descubrí que se pueden hacer transacciones por medio de Facebook, hacer donaciones y comprar productos, guardando ellos todos mis datos de tarjeta de crédito, etc.

Hay un área de mercado y transacciones que permite a los usuarios publicar artículos o servicios en venta, unirse a grupos con intereses comunes. Yo, por ejemplo, sigo al movimiento de rock de los 90 y a un grupo de observación de aves de Guatemala.  He encontrado un grupo de intereses comunes y gracias a los Principios que promueve de libertad, propiedad de la información publicada y normas establecidas de respeto y conducta, pueden intercambiarse opiniones y puntos de vista en un mundo global.

Por medio de los eventos que se publican y qué miembros de mi red sugieren, he logrado enterarme de actividades que son de entretención e interés.  Para la generación de mis padres es una aberración que ahora se invite a los miembros de la red por Facebook, y es que si no han revisado su Facebook, se quedan fuera de la jugada, del té o del baby shower. 

Con mi familia tuvimos la oportunidad de poner en operación una juguetería y encontramos que fue el medio más barato y efectivo para llegar a nuestro mercado. Abrimos la página gratis, y eso sí, invertimos con una agencia de publicidad en un logo y fotografías compradas.  Adicionalmente, teníamos la opción de comprar publicidad, de una manera súper fácil.  Por medio de una tarjeta de crédito pagamos US$50 dólares por publicidad en un período determinado, metimos ciertos parámetros como edades y género a quien llegar en una ubicación determinada y de esta manera promover las ofertas del negocio.  ¿Qué nos faltó? Las mediciones de cuántos se enteraron por medio de Facebook o por publicidad de boca en boca. Al final no fueron 50 dólares mal usados.  Después de todo, no hay almuerzo gratis, nosotros queríamos información sobre nuestro objetivo demográfico y pagamos por ello.

Twitter es una red menos usada que Facebook, solamente  58 millones de usuarios, y consiste en una aplicación que permite escribir 140 caracteres en cada publicación, no se puede corregir lo que se escribe pero sí eliminar el tuit completo.  Te  permite estar conectado con miembros de tu red (correo electrónico)  y compartir mensajes, información, links a otros sitios de interés, fotos y videos.  Yo soy parte de esta comunidad tuitera y personalmente prefiero esta plataforma de 140 caracteres.  También es gratis y me parece que permite asociarse a temas de interés mejor que Facebook.  La información viaja más “rápido” y hay más interacción.  En mi caso, utilizo mi nombre y mi fotografía.  Sin embargo,  he visto que otros usuarios utilizan nombres y apodos o fotografías de su alter ego, lo cual les da mayor libertad, eso sí: cualquiera puede ver lo que se publica y lo que se comenta, a diferencia de Facebook donde se comparte información más personal, está el Facebook Messenger como comunicación directa y (a diferencia de Twitter) en Facebook la gente se conoce en la vida real. Tiene también sus medidas de seguridad y configuración para bloquear o silenciar usuarios. 

No hay que olvidar que toda acción tiene sus consecuencias y recordemos el caso hace algún tiempo en Guatemala sobre un twittero que escribió sobre un banco, y esto generó tal conmoción que ocasionó un pánico general, originando incluso una propuesta y promulgación de Ley de Pánico Financiero [Nota del editor: La ley de pánico financiero fue creada en el año anterior del arresto mencionado, en 2008. El arresto fue percibido como un intento de censura gubernamental, en un medio poco adoptado en Guatemala (en ese momento): Twitter. El caso fue eventualmente desestimado].  

A mí me gusta Twitter porque me permite seguir a artistas y figuras públicas. Al tener un cheque de cuenta verificada, nos hace estar conectados a nuestros modelos a seguir.  Los tuiteros con más seguidores son artistas:

  • Katy Perry @katyperry con 77, 335, 737 seguidores, luego está
  • Justin Bieber @justinbieber con 69,206,366 seguidores y en tercer lugar está
  • Taylor Swift @taylorswift13 con 65,694,692 seguidores.

El cuarto tuitero más seguido es el Presidente de Estados Unidos Barack Obama @BarackObama con 65,610,124 seguidores. 

Es impresionante, y me parece que esta plataforma la han buscado figuras públicas para promocionarse y mantenerse conectados a sus fans.  De esta manera se enteran de álbumes nuevos, fechas de conciertos, etc.  Los hashtags son utilizados comúnmente y consisten en etiquetas precedidas por el signo numeral (#) que orientan sobre la conversación que se está sosteniendo, agrupa a los usuarios por medio de las etiquetas y funciona muy bien con otras redes como Instagram y Google +.  Se han vuelto muy comunes para generar tendencias de temas de discusión.  En 2012 incluso la Real Academia de la Lengua Española incluyo el término así como tuit o tuitear para definir vocablos usados e incorporados por los hispanohablantes. 

Al poder tener un perfil no necesariamente como el de Facebook, es posible que los usuarios usen menos normas de conducta y cortesía, algo así como la aplicación Secret, que permitía postear de forma anónima, donde hubo más de algún problema entre muchachos de colegio sobre algún “secreto” que publicaran en esta red. 

La red Instagram es de unos 300 millones de usuarios que comparten fotografías y videos con distintos filtros y con formato que asemeja el formato cuadrado de las cámaras polaroid.  Los usuarios suben fotos de qué están comiendo, de la familia y de intereses comunes.  Por medio de los hashtags se pueden encontrar usuarios con gustos similares.  Yo sigo y publico lugares urbanos abandonados y coleccionistas de viniles.  Al ser redes sociales, también es posible convocar a reuniones como las “Instameets” que no es más que una reunión para tomar fotografías y compartir experiencias entre los usuarios. 

Todas estas redes que son gratis y que alimentan el ego al promover la creación de más “likes” deben usarse sabiamente, ya que habrá más de alguna víctima de “acoso” o de cyberbulling. Al estar detrás de una computadora, muchas personas se atreven a decir cosas que no dirían normalmente en persona.  Es una disociación de la realidad.    Muchos jóvenes han sido citados en centros comerciales y luego han desaparecido, o han sido engañados por depredadores. 

Somos billones de usuarios, que producimos, consumimos y creamos esta “necesidad” de estar conectados.  Como dice Noah Green, “realmente quienes alimentan estas redes son los usuarios.  Sin alimentar las redes, es solamente mediciones de mercadeo.  Podemos ser ganado, sin embargo, somos una voz más grande que el Gobierno”.  En Guatemala pudimos hacer historia y convocar a miles a manifestar nuestro descontento. 

 

Le podría interesar

letona2

Crear un negocio fuerte y construir un mundo mejor

Patricia Letona habla sobre marcas entre el bien de la marca y el bien común. Patricia Letona – …

Deja un comentario