Tema de la semana: Presencia d…

Tema de la semana: Presencia de marca, reflexión y cierre de…

EthicalBrands.com cierra el ciclo y reflexiona sobre la presencia de marca durante navidad y el 2015,… Read More
lucysolorzano 2 años ago
 
2015: Año gris para las marcas…

2015: Año gris para las marcas guatemaltecas

Elizabeth Rojas critica las estrategias conservadoras de muchas marcas e incita a la interacción con el con… Read More
lucysolorzano 2 años ago
 
Cara a Cara: Presencia de marc…

Cara a Cara: Presencia de marca, reflexión y cierre de ciclo

Zully de la Roca y Luis Fernando Alejos reflexionan sobre la presencia de las marcas y la relación que tenem… Read More
lucysolorzano 2 años ago
 
Inicio » Cara a cara » Marcas y comunidad, más allá de calidad y reputación
cara-a-cara-26

Marcas y comunidad, más allá de calidad y reputación

Debate

Luis Enrique Solórzano y la perspectiva de un cajero automático escriben sobre cómo la calidad y reputación de un producto o servicio no siempre concuerdan.

lesolorzano

Curioso en mega-tendencias para un mundo mejor. 30+ años en entornos de empresas familiares y exigencias de retos corporativos le desarrollan fortalezas para el volátil mundo actual. Multiculturalidad y operaciones cros-funcionales [Latam-Caribe] en consumo masivo y alta dirección corporativa multimedios, crean sensibilidad y empatía comunicacional desde perspectivas marca-anunciante, medio y consumidor.

Desarrollos en PepsiCo desde productos y marcas hasta lanzamiento de mercados, requieren además de marketing, diseño e implantación de redes de producción, logística y distribución; con un set de habilidades para conseguir que las cosas sucedan y entendimiento de la importancia de una efectiva comunicación.

Dirigir desde la alta dirección en los medios, suma a la necesidad de consecución de objetivos comerciales, la responsabilidad de comunicar ética y visionariamente en actividades que afectan el desarrollo mismo de los pueblos.

Desde 2013 Luis Enrique se vuelca a actividades de desarrollo sostenible, así como al estudio de mega-tendencias en sostenibilidad, nuevas tecnologías y su impacto en el cambio de las industrias, actividades económicas, manejo de organizaciones y la necesidad de cambio cultural, hacia prácticas más éticas y sostenibles.

Marcas y Comunidad, más allá de calidad o reputación 

Por Luis Enrique Solórzano

Una marca identifica a productos o servicios, sirve a veces como representante de su corporación o empresa y es el vínculo con su comunidad.

De una marca socialmente responsable o que opera y se comunica éticamente, muchas veces solo vemos la punta del iceberg.  No se ve la gran masa de principios, valores, gente, cultura y tradición.  Todo esto nos permite a los que experimentamos esas marcas ver la punta de iceberg que flota, permanece y prevalece.

Otras veces a diferencia de un iceberg vemos un espejismo publicitario, mercadeo institucional y actividades que solo pretenden hacer creer algo que en verdad no existe.

Hay corporaciones cuyas prácticas no son acordes a lo que comunican, otras de prácticas incluso ilegales y otras que simplemente no son éticas.  Dentro de esas últimas, las antiéticas,  pueden existir corporaciones de prestigio, de alto valor para sus accionistas, con intereses muy particulares y objetivos de beneficio únicamente propio. Otras, dentro de estas no-éticas,  muy efectivamente pueden crear algo que daña a su planeta, comunidad, clientes, empleados o proveedores.  Estas corporaciones no tendrán marcas éticas.  No se puede pedir peras al olmo dice el refrán popular.

Existen corporaciones millonarias, admiradas, de grandes rendimientos para sus accionistas que no son éticas. Fundaciones e instituciones de renombre mundial han tenido a veces prácticas antiéticas e incluso ilegales en su inicio. Unas de alto prestigio y renombre en la actualidad incluso usaron humanos como conejillos de indias medio siglo atrás; con fantasmas que persiguen para siempre.

No existe nadie tan grande como para no poder caer. En el pleno campo de la corrección, ética y legalidad, también existen esos errores que afirman esta reflexión.  Recuerdo el Pepsi Challenge de los 80s que hizo a asiduos consumidores de Coca-Cola decir en pruebas a ciegas preferir Pepsi.  Coca-Cola, en decisión increíblemente trascendental, lanzó la “New Coke”.   La marca más grande del mundo, de una corporación mundial de altos quilates, debió escuchar a consumidores que no compraron el concepto y dio marcha atrás.

La expresión y más férrea crítica en contra de aquella decisión era de los más fieles enamorados de la marca y los altos directivos escucharon en vez de enojarse y mandar a callar el clamor popular.

Para ser un alto directivo, debe contarse con humildad y sabiduría.  Fuera de la ética y la legalidad, el olfato, sentido común y mínima inteligencia ayudan a re encausar rumbos.

De vuelta al campo de la ética y el propósito del bien no solo propio sino del alrededor, (comunidad, país o planeta) nadie es muy grande como para no podre caer, pero también es cierto que no podemos pedir peras al olmo.  Para que las marcas en verdad puedan ser “éticas”, deberán provenir y ser frutos de corporaciones éticas que crean algo que beneficia más allá de sus muros y a gente más allá de sus accionistas.

Las marcas cuentan hoy más que nunca con ese gran poder y responsabilidad asociada de representar bien a sus corporaciones, de identificar a sus productos y servicios y de crear un vínculo con la comunidad en una ecuación de valor compartido.  La empresa tiene éxito cuando su entorno alcanza a salpicarse del mismo, más allá de su componente de calidad y reputación.

Escuche un dicho popular hace unos meses en México que decía: “Quién se baña y no salpica, en su propia agua se ahoga.”  Si el dicho de peras al olmo aplica a la relación de una corporación con su marca, este otro dicho aplica a la corporación, a la marca y al entorno.

Dispositivo tecnológico, cuya fabricación ha sido disputada por varios inventores y dueños de patentes. Ofrezco billetes de varias denominaciones, pero en realidad… mi especialidad es satisfacer necesidades.

Más allá de la calidad y reputación

Por Un Cajero Automático

El trabajador se acerca a mí. Cruza los dedos porque su cuenta revele el depósito de su quincena. Tiene compromisos económicos por cumplir, y hambre. Si los números son positivos pasará por un menú del día. El trabajador ignora que su opción predilecta, la marca en sí, tiene acusaciones graves en su contra. ¿Cambiaría esta información su decisión de compra? No lo sé.

La modelo llega veinte minutos después, saca su tarjeta de plástico y la introduce en mi interior. Traslada fondos de una cuenta a otra. La red bancaria le permite esta libertad financiera. Con la transacción adelanta el primer pago de la sesión fotográfica de la próxima semana. Aunque le gusta el portafolio del fotógrafo que le contactó, las historias que circulan sobre él la dejan un poco inquieta. No necesita una versión guatemalteca de Terry Richardson.  

El universitario tiene una Coca-Cola fría en la mano. La pone sobre mí. A su bandeja del correo electrónico llegó una noticia reciente sobre la súper marca: una forma de controlar el agua que emplea para sus productos en India se vale de una solución basada en la naturaleza, el uso de castores.

Sí, tengo muchísima información para ser simplemente un cajero automático. Y no se trata solo de datos noticiosos o del acontecer económico: sé de tus gastos, prioridades, déficits personales. Soy tu máquina que gratifica casi al instante. ¿Te atreves a dudar de mi relevancia en la vida moderna? Pregúntale a cualquiera de los griegos afectados por su colapso económico, o a un padre que trata de ajustar para los pañales o la leche en polvo.

Estoy al servicio de la comunidad. Soy el oráculo de los últimos tiempos. Gracias por participar.

Le podría interesar

cara-a-cara-34

La política del amplificador

Lourdes López y Alejandro Marré hablan sobre las marcas entre el bien de la marca y …

Deja un comentario