Tema de la semana: Presencia d…

Tema de la semana: Presencia de marca, reflexión y cierre de…

EthicalBrands.com cierra el ciclo y reflexiona sobre la presencia de marca durante navidad y el 2015,… Read More
lucysolorzano 2 años ago
 
2015: Año gris para las marcas…

2015: Año gris para las marcas guatemaltecas

Elizabeth Rojas critica las estrategias conservadoras de muchas marcas e incita a la interacción con el con… Read More
lucysolorzano 2 años ago
 
Cara a Cara: Presencia de marc…

Cara a Cara: Presencia de marca, reflexión y cierre de ciclo

Zully de la Roca y Luis Fernando Alejos reflexionan sobre la presencia de las marcas y la relación que tenem… Read More
lucysolorzano 2 años ago
 
Inicio » Expertos » Partidos políticos como marcas
letona

Partidos políticos como marcas

Debate

Patricia Letona presenta los retos que tienen los partidos políticos como marcas para convertirse en dignos de confianza. 

Patricia Letona - circle

Patricia Letona - Consultora de iniciativas de comunicación

Patricia Letona - Consultora de iniciativas de comunicación

Comunicadora Social con más de 15 años de experiencia. Se ha desempeñado profesionalmente en múltiples campos relacionados con comunicación social y política, relaciones públicas, generación de contenidos, administración pública y gobierno electrónico.

Ha sido invitada a participar en distintos eventos y a organizaciones de talla internacional, especialmente en Norte América y Europa, tanto en temas de fortalecimiento de capacidades para las mujeres, participación política y en tecnología de comunicación e información, enfocados a hacer más eficientes las administraciones y mejorar las calidad de vida de las personas y comunidades.

Actualmente se desempeña como profesional independiente y lidera desde Futura Consult RRPP, iniciativas de comunicación para la puesta en valor de desarrollos comunitarios y marca ciudad.

 

Entramos de lleno oficialmente a una nueva etapa electoral en Guatemala.  Los partidos políticos y las figuras públicas que buscarán ocupar algún cargo de elección popular terminan de acomodar sus piezas.

Se prevé una campaña atípica. Uno de los grandes retos para los partidos políticos es posicionarse como una marca confiable, digna del voto de los electores. Pero no se trata sólo de convencer a los de afuera, debe comenzar porque sus activistas -los de adentro- se apropien de la promesa de marca.

La definición del triunfo electoral está fuertemente ligada al caudillismo, es decir, no hay un sentido de cohesión o pertenencia ideológica hacia un partido político sino que los seguidos se ven movidos por la imagen de un líder, no precisamente de la marca a la que representa.   

En Guatemala hay 28 organizaciones políticas inscritas en  los registros del Tribunal Supremo Electoral, muchos de los cuales son marcas prácticamente desconocidas y prueba de ello es que no aparecen en los resultados de las encuestas de intensión de voto.

Suele suceder también que los partidos políticos como marcas se encuentra devaluados y adaptan sus ofertas electorales a las demandas del mercado, como si se tratara de una simple transacción: te digo lo que quieres escuchar a cambio de tu voto: producto final no garantizado.  

Por ejemplo, la campaña electoral pasada, el producto final ofrecido por los principales contendientes a la presidencia fue seguridad y la continuidad de los programas sociales que por cierto habían sido fuertemente criticados durante su implementación por los partidos de oposición.

Para la contienda que ahora comienza parece ser que el producto ofrecido serán las oportunidades de empleo y mayor desarrollo económico. Habrá que ver qué partido político logra convencer al electorado que es capaz de cumplir con lo ofrecido.

Los partidos políticos como marcas tienen grandes retos para convertirse en dignos de confianza, entre ellos

  • La mística: que las bases y comandos de campaña trabajen plenamente convencidos, informados, tomados en cuenta. Que posean la convicción para defender la postura y oferta del partido. Que no lo hagan por coacción, a cambio de prebendas, privilegios o bajo amenazas de perder el empleo o el beneficio social que reciben.  Hasta que esto no sea así, será muy difícil convencer al público interno (afiliados o no), que su trabajo merece la pena hacerlo con todo gusto.
  • Democratización interna: Que hayan espacios de participación política reales, no sujetos a compadrazgos, relaciones familiares, compra de espacios y candidaturas.  Que se valore el mérito de la integridad, preparación y el trabajo. Al ser esto una realidad, será más fácil que personas honorables y preparadas “compren” la idea de participar en política y ejercer el servicio público. Implica también que haya consecuencias sobre los actos de cada uno en lo individual y como equipo.
  • Oferta clara y contundente:  las campañas electorales se basan en gran medida en la descalificación de los oponentes y en promesas coyunturales.  “La cotización” o programa de gobierno que deben presentar los partidos políticos cuando se postulan  debe ser una descripción clara del producto que ofrecen, cómo lo harán posible y cuánto nos costará a nosotros los ciudadanos, que somos los que al final pagamos por el producto.
  • Integridad y disciplina:  para cumplir lo ofrecido y entregar al electorado lo promedito en campaña una vez hayan asumido el poder. Que como equipo político pongan en práctica la disciplina y el orden para hacer un uso adecuado y honesto de los recursos púbicos, que no olviden su obligación de ser transparentes y rendir cuentas a sus “clientes o contratantes” los electores.  De esta forma se convierten en una marca confiable, digna de recibir nuevamente el voto.
  • Política de cambio o devolución:  las recientes manifestaciones sociales en Guatemala han puesto de manifiesto que la población no está dispuesta a recibir un producto defectuoso, diferente al ofrecido y que no llene los estándares de calidad necesarios.  Es decir, si la población no está satisfecha con los “servicios” o el trabajo que como servidores públicos realizan los gobernantes, se harán escuchar y buscarán que la situación sea resuelta a entera satisfacción.  De no cumplir con este requisito, el partido político puede condenarse a sí mismo al desprestigio de su marca y más tarde, a desaparecer.

Le podría interesar

letona2

Crear un negocio fuerte y construir un mundo mejor

Patricia Letona habla sobre marcas entre el bien de la marca y el bien común. Patricia Letona – …

Deja un comentario