Tema de la semana: Presencia d…

Tema de la semana: Presencia de marca, reflexión y cierre de…

EthicalBrands.com cierra el ciclo y reflexiona sobre la presencia de marca durante navidad y el 2015,… Read More
lucysolorzano 2 años ago
 
2015: Año gris para las marcas…

2015: Año gris para las marcas guatemaltecas

Elizabeth Rojas critica las estrategias conservadoras de muchas marcas e incita a la interacción con el con… Read More
lucysolorzano 2 años ago
 
Cara a Cara: Presencia de marc…

Cara a Cara: Presencia de marca, reflexión y cierre de ciclo

Zully de la Roca y Luis Fernando Alejos reflexionan sobre la presencia de las marcas y la relación que tenem… Read More
lucysolorzano 2 años ago
 
Inicio » Expertos » Las marcas que nos mienten
marre

Las marcas que nos mienten

Debate

"Alejando Marré cree que en la relación marca-consumidor debería haber un proceso mucho más crítico por parte del consumidor, y otro mucho más claro e informativo por parte de las marcas".

marre

Alejandro MarréPoeta, artista visual y publicista

Alejandro MarréPoeta, artista visual y publicista

Director Creativo de www.workandfeeling.com 
Obra poética: alejomarre.blogspot.com 
Obra plástica: artemarre.blogspot.com
Foto: Carlos Bernardo Euler Coy

 

Las marcas que nos mienten

 

Todo es mentira en este mundo, todo es mentira la verdad.  –Mano Chau

La mentira es una de las acciones humanas más comunes.  Se miente todo el tiempo sin importar las consecuencias.  Mentimos en casa, en la escuela, en el trabajo y ante la autoridad.  Mentimos tanto que incluso aceptamos las mentirillas piadosas.

Esta manera tan humana de proceder nos plantea un panorama ético bastante accidentado, especialmente en el mundo comercial, en donde cada marca lucha por cumplir sus objetivos, específicamente el de vender.  Vender productos y servicios importantes y otros un poco más superfluos e innecesarios.  Vender productos de poca calidad o de dudosa procedencia.  Vender incluso aquellos productos que afectan nuestra salud.  

De este tipo de mentiras hay para rato y son tan permisibles que nos plantean cuestionamientos serios acerca de nuestro actuar y nuestra capacidad de análisis sobre lo que consumimos.  

Cuando la hamburguesa que usted compra no se parece a la fotografía del menú, que posiblemente luce más grande, más iluminada y más fresca, entonces le están mintiendo.  Quizás no es una mentira tan grande, pero en efecto, le están mintiendo.

Cuando usted siente que su vida es miserable porque su cintura no luce como la de la modelo de la revista, que posiblemente ha sido alterada con Photoshop, entonces no solo le están mintiendo, si no que han afectado su vida a lo largo del tiempo y a través de una programación constante sobre la concepción de la belleza.  

Cuando usted consume alegremente productos inofensivos y populares, y desconoce que al momento de fabricarlos se ha destruido una parte del planeta o se han hecho pruebas con animales, o se ha esclavizado a personas a través de malas prácticas o políticas laborales, entonces no solamente le han mentido, si no que le ha convertido sutilmente en un cómplice indirecto de dichos actos.

Pero la idea de este artículo no es entrar en detalles sobre lo podrido que está el mundo comercial, sino sobre la reflexión acerca de la relación que tenemos con las marcas, especialmente con aquellas que nos mienten.  

El consumidor ha sido históricamente programado para ser parte de un rebaño dócil y manejable.  Triste y cierto, pero esta ha sido una dinámica humana socialmente aceptada, tanto por autoridades, empresas, como por el mismo consumidor.  

Ante esta situación, vale la pena recordar que el poder realmente está en las manos del que decide qué, cómo, cuándo, dónde y por qué adquiere un producto y servicio.  Y la información es vital para que las personas comprendan a fondo qué pasa con las marcas que consumen y puedan de esta manera tomar mejores decisiones al respecto.

Recordemos también que parte de las responsabilidades de comunicadores, publicistas y mercadólogos es la de informar y educar sobre todos los aspectos importantes de un producto o servicio.   Así que cuando una marca está mintiendo, hay una cadena de procesos que hacen de esa mentira una verdad proyectada hacia el público a través de medios, anuncios, diseños, fotografías, canciones y una serie de elementos producidos por personas, que en el peor de los casos están siendo parte de la mentira.

Sin ánimo de señalar o culpar a nadie, dejo por acá estas reflexiones sobre lo que consumimos y por qué lo hacemos.  Como publicista, me incluyo en el listado de los que trabajamos con marcas y día a día lucho por ser más consciente sobre lo que vendo.  En este proceso he trabajado para marcas que me devuelven la fe en la humanidad por sus procesos de trabajo y su forma honesta y directa de comunicarse con su público.

Así que cuando vaya al súper, recuerde que usted tiene el poder en sus manos, el poder de conocer y el poder de elegir lo que es bueno y correcto.

Le podría interesar

letona2

Crear un negocio fuerte y construir un mundo mejor

Patricia Letona habla sobre marcas entre el bien de la marca y el bien común. Patricia Letona – …

Deja un comentario