Tema de la semana: Presencia d…

Tema de la semana: Presencia de marca, reflexión y cierre de…

EthicalBrands.com cierra el ciclo y reflexiona sobre la presencia de marca durante navidad y el 2015,… Read More
lucysolorzano 2 años ago
 
2015: Año gris para las marcas…

2015: Año gris para las marcas guatemaltecas

Elizabeth Rojas critica las estrategias conservadoras de muchas marcas e incita a la interacción con el con… Read More
lucysolorzano 2 años ago
 
Cara a Cara: Presencia de marc…

Cara a Cara: Presencia de marca, reflexión y cierre de ciclo

Zully de la Roca y Luis Fernando Alejos reflexionan sobre la presencia de las marcas y la relación que tenem… Read More
lucysolorzano 2 años ago
 
Inicio » Expertos » Ser o no ser una marca de culto
marre

Ser o no ser una marca de culto

Debate

Alejandro Marré obtiene conclusiones sobre los vínculos entre que la autenticidad de marcas y la fidelidad de sus consumidores.

marre

Alejandro MarréPoeta, artista visual y publicista

Alejandro MarréPoeta, artista visual y publicista

Director Creativo de www.workandfeeling.com 
Obra poética: alejomarre.blogspot.com 
Obra plástica: artemarre.blogspot.com
Foto: Carlos Bernardo Euler Coy

 

Ser o no ser una marca de culto

 

En la lucha por construir, posicionar y promover marcas existe una larga y aguerrida trayectoria realizada por las agencias de publicidad del planeta. Unas más famosas que otras y con un amplio y diverso espectro de metodologías y estilos.  

Generar vínculos profundos entre el público y los productos y servicios publicitados es una constante del mundo empresarial. Lograr la ansiada “fidelidad del consumidor” es una de las metas máximas, especialmente en un tiempo en el que las personas son mucho más conscientes de lo que adquieren y su opinión se hace valer a través de medios digitales altamente multiplicadores.  

Sobresalir en esta vorágine de estrategias y acciones es cada vez más complejo. Construir afecto desde y para las marcas es una tarea muy interesante, especialmente porque sabemos que al final del túnel hay una venta implícita.

De nada sirve que una marca invierta mucho dinero en su publicidad si al final del proceso el consumidor no tiene una experiencia positiva al momento de adquirir el producto o servicio promocionado. Si la calidad de los bienes varía, si la atención no es buena, si los precios cambian todo el tiempo, es posible que los consumidores den la vuelta y elijan otras marcas que sí cumplan con lo que prometen.

El caso de los partidos políticos es un buen ejemplo de lo mencionado, al invertir elevadas sumas de dinero en presupuestos publicitarios que definitivamente llaman la atención del público en el corto plazo; pero en el fondo, son poco convincentes, e incluso producen reacciones negativas  en el público.

Las marcas de culto son aquellas que han logrado posicionarse de forma casi orgánica en la mente del consumidor, por supuesto con ayuda de la publicidad, pero con una actitud especial ante su público que las hace únicas.

Pero ¿Qué hace una marca de culto para posicionarse en la mente del consumidor y en su corazón? ¿Qué métodos y estrategias mercadológicas emplea para dicho fin? ¿Qué hace que el público decida beber de la lata roja y no de la lata azul o viceversa? ¿Qué pócima secreta utilizan las personas que venden la computadora de la manzanita o el cigarrillo de los vaqueros? ¿Qué habrá ocasionado el gran éxodo de Hi5 a Facebook? Son interrogantes interesantes para poder analizar el proceso y el éxito de las lovemarks, en donde muchas veces el dinero no es un tema determinante al momento de comprar.

En Guatemala hay marcas que han logrado ubicarse en el corazón del público más que en su cabeza, logrando esa construcción de relaciones emocionales a largo plazo entre los que consumen alegremente y los que venden más alegremente.   

Los ejemplos no apuntan a las grandes corporaciones, especialmente en un país pequeño como el nuestro, si no a las iniciativas independientes en las que la famosa frase: “Le atenderá su propietario” quizás nos diga mucho del éxito que han tenido hasta el momento.  

La naturaleza de sus productos y servicios es tan variada como sus métodos de promoción, muchos de ellos son incluso de bajo presupuesto pero altamente exitosos al momento de cumplir los objetivos de marca. Quizás un mediano pero importante segmento de la población haya asistido o escuchado sobre el Bar Esperanto, o sepa que en Guatemala hay editoriales jóvenes como Catafixia y Vueltegato.  ¿Alguien oyó hablar del Rave del Castillo, del Quid, la ERRE o la librería SOPHOS?

Más allá de su imagen, sus productos o servicios y -sobre todo- su movimiento de caja, son marcas que forman parte de la historia de una población específica en un tiempo y lugar específicos, brindando experiencias y generando vínculos con los consumidores más allá de una venta. Esta dinámica a lo largo del tiempo los ha hecho auténticos y eso se nota al final del día, generando ganancias.

¿Y seguimos pensando qué es lo que hacen para lograr este éxito?  

Pues basta con buscarlos para darse cuenta. Quizás si nos vemos por allí, nos tomamos un cafecito y seguimos hablando de marketing o de cualquier otra cosa.

Le podría interesar

letona2

Crear un negocio fuerte y construir un mundo mejor

Patricia Letona habla sobre marcas entre el bien de la marca y el bien común. Patricia Letona – …

Deja un comentario