Tema de la semana: Presencia d…

Tema de la semana: Presencia de marca, reflexión y cierre de…

EthicalBrands.com cierra el ciclo y reflexiona sobre la presencia de marca durante navidad y el 2015,… Read More
lucysolorzano 1 año ago
 
2015: Año gris para las marcas…

2015: Año gris para las marcas guatemaltecas

Elizabeth Rojas critica las estrategias conservadoras de muchas marcas e incita a la interacción con el con… Read More
lucysolorzano 1 año ago
 
Cara a Cara: Presencia de marc…

Cara a Cara: Presencia de marca, reflexión y cierre de ciclo

Zully de la Roca y Luis Fernando Alejos reflexionan sobre la presencia de las marcas y la relación que tenem… Read More
lucysolorzano 1 año ago
 
Inicio » Cara a cara » Una guía de cómo comprar en Navidad
cara-a-cara-33

Una guía de cómo comprar en Navidad

Debate

Andrea López y Luis Mariano Hernández hablan sobre las compras de fin de año y como no debemos ser influenciados por marcas grandes y en vez hacer compras conscientes.

lopez-andrea

Estudió dibujo y pintura desde los 5 años, en la universidad realizó estudios en diseño gráfico y animación, lo que dio paso a que se reencontrara con la ilustración y se enamorara de los garabatos.

Actualmente trabaja como diseñadora digital y en producción en BBDO y mantiene otros proyectos personales de ilustración y animación.

Fin de año y el consumismo, una guía de cómo comprar en Navidad

Por Andrea López

Cuando pensamos en fin de año, ¿en qué pensamos? En lo personal pienso en Navidad. Y es que la Navidad se ha vuelto un sinónimo de regalos, compras y gastos.

Pero cuando compramos en Navidad, ¿hacemos compras conscientes?

Vemos todo tipo de descuentos, con la motivación de hacer a los clientes comprar, viviendo en un círculo de consumo, en el que paramos solamente para planificar qué más comprar; desde el árbol de Navidad, que si por cierto es natural, más tarde pasa a ser un objeto sin vida que el camión de basura se tiene que llevar.

Dicen que la economía del país está muy mal, pero vemos los centros comerciales llenos de ofertas y gente queriendo entrar y salir de los mismos a toda hora, tanto así, que los horarios se duplican.

Y es que la cultura nos ha enseñado que mientras más tenemos, seremos más felices. ¿Pero qué pasa si evitamos ese consumismo o lo re-direccionamos?

Una sugerencia es pensar realmente en lo que entregamos. Es cierto que en ocasiones hay algo en especial que necesitamos, queremos o estamos buscando desde hace algún tiempo, pero tenemos otras opciones. ¿Qué tal si, a la vez, mientras compramos regalos apoyamos a los vendedores locales? Sí, a esas personas que venden productos hechos a mano, con amor y de menores producciones pero de calidad inigualable que simplemente son únicos.

¿Qué tal si damos un paseo por el Farmers market, el mercado de pulgas de z4, o alguno de los eventos con bazares? Existe la frase que dice "compra local, haz que la Navidad sea feliz para otra persona" y es que no solamente se trata de comprar, se trata de regalar algo único pensado para la persona a quien le regalamos. Esta frase cobra sentido a medida que nos paseamos por estos lugares y conocemos todas las opciones que tenemos; cada vez hay más productos de mejor calidad, desde poporopos de sabores como barbacoa o Nutella, hasta zapatos, joyas y arte realizado por mentes ingeniosas.

Diana Archila acaba de crear la marca de chocolate artesanal Apapacho, que no deja de ser un buen acompañante para todos los regalos. Natural Oil se presenta regularmente con productos naturales para la piel. Natty Boutique tiene desde ropa interior hasta bolsos y carteras, y así se extiende la lista de mercadería que podemos encontrar; todos con un toque único y especial.

Así que este fin de año, antes de comprar meditemos un poco sobre lo que vamos a regalar. Que el consumismo no nos lleve solo a comprar en tiendas grandes, encontremos productos únicos que a la vez ayuden a crecer a las personas emprendedoras del país y hagamos un cambio positivo con lo que adquirimos.

hernandez

Licenciado en Mercadeo (Universidad Rafael Landívar), Master en Gestión de Calidad (Universidad de Valencia / Universidad Jaume I) y en Administración Financiera (Universidad de San Carlos de Guatemala)

Asesor de Marketing y Calidad en Work & Feeling, S.A.

Marcas de fin de año y los grandes consumos

Por Luis Mariano Hernández

Siempre me ha dado un poco de nostalgia la época de noviembre y diciembre, tal vez porque precisamente está finalizando el año o quizás porque me recuerdo de mi ya lejana infancia, en la que junto con mis primos me encantaba ver aquellos “Especiales de Navidad” en un canal de la televisión nacional y esperar a que pasaran los anuncios; para ver las novedades de juguetes y así poder elegir lo que “realmente quería” de regalo.

Viene a mi memoria una vez que me deslumbró un carrito que se accionaba con fricción y que al golpear con algún objeto se deformaba la parte delantera. Luego al accionar un botón regresaba a su forma original y se podía jugar de nuevo.  Ah, se me olvidaba que también se podía colocar en el cincho para llevarlo a todos lados.  Pues bien, resulta que cuando lo fui a ver con mi tío a un almacén de la zona 1, me di cuenta de que este juguete era mucho más pequeño de como lo había visto en la tele. ¡Qué decepción! Después de estar tan seguro de que esto era lo que yo quería, voluntariamente desistí de que me lo compraran.  A mis escasos 10 años, por primera vez tomé conciencia de que había sido engañado por los medios y las marcas anunciadas.

Ya son casi 30 años de esta anécdota y veo que conforme pasa el tiempo, la tendencia hacia esa necesidad de querer que nos compren “algo” para estas fechas se hace cada vez más grande.  El consumo se ha vuelto en una condición indispensable para “celebrar” la Navidad.  No importa el estrato social, ni las necesidades, ni las deudas, lo valioso es comprar, comprar, comprar…

Desde los restaurantes que se publicitan para celebrar convivios, pasando por los anuncios de marcas de cervezas y licores, supermercados, perfumerías, tiendas por departamentos, hasta llegar a hoteles y agencias de viajes, que se ven en vallas, mupis, partes traseras de camionetas y redes sociales, todos tiene el mismo objetivo: adueñarse de tu aguinaldo y -si es posible- de las cuotas de tu tarjeta de crédito porque no puedes pagar de contado.  Hay que reconocer que el trabajo de marketing ha sido muy bueno y que lo invertido en campañas, medios, promociones y BTL debe ser superado con creces por los ingresos de las ventas de fin de año.

Realmente no se si alguien pueda establecer con exactitud el momento en que se produjo el punto de inflexión decisivo para que nuestra sociedad cayera en los más bajos instintos del consumismo desmedido, con centros comerciales cada quinientos metros, una saturación excesiva de publicidad exterior, cobros de intereses exagerados en las tarjetas de crédito o esos deseos extremos de tener cada vez más para, irremediablemente, ser cada vez menos.

¿Por qué hacen creer a los consumidores que al tomar esta cerveza o aquel licor lograrán conquistar a una chica top model? ¿Qué tiene de relación un perfume caro o una marca lujosa con “intentar” parecerse a un actor o a una actriz de cine?  ¿Acaso calzando los zapatos que promociona una súper estrella del fútbol se van a meter más goles o se logrará que la selección nacional clasifique al Mundial? Puras patrañas. ¿Para qué? Para crear demanda de consumo basada en aspiraciones irreales que no sólo atentan contra el bolsillo de quienes “pueden” darse esos lujos (quedando endeudados, por supuesto) sino que distorsionan la percepción de los niños y adolescentes.

Sin embargo, aún quedan muchos que buscan llevar alegría a los hogares de ancianos o a niños huérfanos en estas fechas (y todo el resto del año), o quienes recolectan juguetes y ropa para las personas de áreas marginales y escasos recursos, y otros tantos que buscan la integración familiar para una sana convivencia.  Para ellos, mis sinceras felicitaciones por su genuino espíritu navideño. Para todos los demás, esos que sólo buscan qué perfume comprar, qué tablet elegir o qué carro estrenar, de corazón les deseo: ¡Feliz Consumidad!

Le podría interesar

cara-a-cara-34

La política del amplificador

Lourdes López y Alejandro Marré hablan sobre las marcas entre el bien de la marca y …

Deja un comentario